Se ha sugerido que la interrupción precoz de un ensayo clínico porque se observa un efecto beneficioso puede dar lugar a que se sobrestiman los efectos del tratamiento (Lancet 2008;371:1310; BMJ 2008;336:1213-14).

Se ha publicado un metanálisis para comparar el efecto del tratamiento de ensayos clínicos detenidos a causa de efecto beneficioso con el de metanálisis de ensayos sobre la misma cuestión no detenidos. Se incluyeron 91 ensayos interrumpidos sobre 63 cuestiones diferentes y 424 no detenidos. Los autores concluyen que los ensayos clínicos interrumpidos se asocian a mayores magnitudes del efecto que los ensayos que no se detienen de manera precoz, y esta diferencia es mayor en los estudios con menos pacientes (JAMA 2010;303:1180-87).