Para la prevención de la enfermedad tromboembólica venosa (ETEV), los métodos mecánicos se recomiendan en pacientes de alto riesgo de ETEV cuando el aumento del riesgo de hemorragia impide el uso de fármacos antitrombóticos o como complemento de éstos (NICE; Chest 2008). Sin embargo, hay pocos datos sobre la eficacia comparativa entre las medias de compresión gradual (MCG) y la compresión neumática intermitente (CPI).

Se ha publicado un metanálisis de 10 ensayos clínicos comparativos (9 en pacientes quirúrgicos), en los que se compararon ambos métodos. En tres ensayos se observó una menor incidencia de trombosis venosa profunda con la CPI. No obstante, sólo se habían incluido 100 pacientes en cada ensayo y, en dos, los pacientes de ambos grupos habían recibido fármacos antitrombóticos añadidos a la profilaxis mecánica. Los otros siete estudios no mostraron diferencias entre las MCG y la CPI, pero muchos incluyeron menos de 100 pacientes. En el estudio con más pacientes (1.500 pacientes sometidos a artroplastia de cadera), la asignación a MCG o CPI no fue aleatorizada (Ann Surg 2010;251:393-96).

Aunque los resultados parecen favorecer la CPI, este estudio pone de relieve la falta de datos sobre la eficacia comparativa entre la CPI y las MCG para la tromboprofilaxis mecánica.