Un alto cumplimiento del tratamiento antihipertensivo se acompaña de una reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular, según los resultados de un estudio reciente (Circulation 2009;120:1598-605).

En un análisis de un registro italiano casi 19.000 pacientes hipertensos sin cardiopatía isquémica incidente fueron divididos en tres grupos según el grado de cumplimiento del tratamiento: alto, intermedio o bajo (8%, 41%, y 51% de la cohorte, respectivamente). Tras un seguimiento medio de 4,6 años, la diabetes, la dislipemia, la obesidad y las pautas de tratamiento con varios fármacos se asoció de manera significativa con un elevado cumplimiento. Los pacientes con alto cumplimiento del tratamiento tenían menos riesgo de enfermedad cardiovascular en comparación con los del grupo con bajo cumplimiento.

En el editorial acompañante, el autor nos recuerda que aproximadamente un 50% de los pacientes dejan el tratamiento antihipertensivo durante los 6-12 meses de haberlo iniciado, y resalta la importancia de asegurar una regulación óptima de la presión arterial y un buen cumplimiento del tratamiento (Circulation 2009;120:1558-60).