Los suplementos de vitamina D a dosis elevadas pueden reducir el riesgo de caídas en adultos de edad avanzada, según los resultados de un metanálisis reciente (BMJ 2009;339:B3692).

Se evaluaron los datos de ocho ensayos clínicos sobre la eficacia de los suplementos de vitamina D (vitamina D2 o D3) en más de 2.400 adultos de 65 años o mayores. Los resultados muestran que los suplementos de vitamina D a dosis de 700 a 1.000 UI al día (pero no a dosis menores) se asocian a una reducción significativa de un 19% del riesgo de caídas, frente a los que no recibían suplementos. Este efecto se relaciona con las concentraciones plasmáticas de vitamina D, de manera que las concentraciones de 60 nmol/L o más se asocian a una disminución del riesgo de caídas. Los autores sugieren que la vitamina D tiene un efecto directo sobre la fuerza muscular.

Estos hallazgos coinciden con los de otro metanálisis en personas de 65 años o mayores, según la cual la prevención de las fracturas no vertebrales con vitamina D es dependiente de la dosis, y a dosis altas reduce el riesgo en un 20% (Arch Intern Med 2009;169:551-61).