Los lactantes tratados con corticoides inhalados a dosis altas tras una infección por VRS no tienen menos episodios recurrentes de sibilantes, según los resultados de un ensayo clínico reciente (BMJ 2009; 25 d’abril).

En este ensayo clínico holandés se incluyeron 243 lactantes menores de 13 meses ingresados por una infección por VRS. Durante los primeros tres meses tras el ingreso fueron aleatorizados a recibir beclometasona inhalada (200 microgramos, dos veces al día) o bien placebo. No se observaron diferencias significativas en el número de días con sibilantes en el año después del período de intervención entre los dos grupos, ni tampoco en la proporción de lactantes con sibilantes. Aunque en el subgrupo de lactantes que no requirió ventilación mecánica la beclometasona redujo el número de días con sibilantes, la proporción de lactantes con sibilantes no fue diferente entre los dos grupos. Los autores concluyen que el uso generalizado de este tratamiento durante la infección por VRS no se debería recomendar.

La bronquiolitis aguda vírica es una de las principales causas de ingreso hospitalario en los primeros años de vida, y a menudo se sigue de episodios recurrentes de sibilantes (Update Pediatría 2006). Se ha sugerido que la reacción inflamatoria durante la infección aguda da lugar a sibilantes recurrentes y que el tratamiento con corticoides podría prevenirlos. No obstante, la eficacia de los corticoides tanto en la fase aguda en pacientes con bronquiolitis o sibilantes (Lancet 2003;362:1433-38), como para retrasar la progresión de los sibilantes persistentes es controvertida (NEJM 2006;354: 1998-2005).

Los resultados de este ensayo muestran que el uso precoz de corticoides inhalados a dosis altas en lactantes tras una infección por VRS no reduce la gravedad de los sibilantes recurrentes (BMJ 2009;338:963-4).