Los resultados de un estudio de cohortes reciente sugieren que el uso de inhibidores de la enzima conversiva de la angiotensina (IECA) durante el primer trimestre de la gestación se asocia a un riesgo de malformaciones congénitas mayores N Engl J Med 2006;354:2443-51.

A partir de una cohorte de 29.507 niños se identificó 209 exposados a IECA durante el primer trimestre, 202 expuestos a otros antihipertensivos durante el primer trimestre y 29.096 niños no expuestos a ningún antihipertensivo durante la gestación. Los resultados muestran que los expuestos a IECA durante el primer trimestre tienen un riesgo 2,7 veces más elevado de malformaciones congénitas mayores, sobre todo cardiovasculares (defectos septales) y de sistema nervioso central, en comparación con los no expuestos a fármacos antihipertensivos. En cambio, la exposición a otros antihipertensivos durante el primer trimestre no aumenta el riesgo.

El tratamiento con IECA durante el segundo y el tercer trimestre está contraindicado debido al riesgo de fetotoxicidad (oligohidramnios, retraso de crecimiento intrauterino, displasia renal e insuficiencia renal). Aunque no se puede descartar la existencia de sesgos en este estudio, las dudas generadas por estos hallazgos justifican que se evite el uso de IECA también durante el primer trimestre de la gestación.