Según una noticia publicada en The New York Times el 31 de mayo, Merck reconoció que se había equivocado cuando anunció a principios de 2005 que según un análisis estadístico el rofecoxib causaba problemas cardíacos sólo tras 18 meses del uso continuo The New York Times, 31 mayo 2006.

En el ensayo APPROVe (Adenomatous Polyp Prevention On Vioxx), sobre la prevención de la recurrencia de pólipos colorrectales en alrededor de 2.600 pacientes, al cabo de 18 meses de tratamiento la incidencia de infarto de miocardio (IAM) y de ictus era del doble entre los tratados con rofecoxib en comparación con el grupo placebo N Engl J Med 2005;352:1092-102.. Según los resultados del ensayo, este aumento de riesgo se ponía de manifiesto tras 18 meses de tratamiento con rofecoxib. Ahora Merck reconoce que según el análisis estadístico, hay un 7% de probabilidad de que el rofecoxib aumente el riesgo de infarto tanto antes como después de 18 meses. Aunque puede parecer una probabilidad relativamente pequeña, no se puede descartar que el riesgo no aumente antes. De hecho, en un estudio reciente se vio que un pequeño porcentaje de personas de edad avanzada que habían empezado a tomar rofecoxib habían sufrido un infarto de miocardio durante las dos primeras semanas de tratamiento CMAJ 2006;174:1.563.

Este hecho ha generado nuevas dudas y mayor preocupación sobre los resultados del ensayo APPROVe, sobre todo después de que en diciembre pasado también saliera a la luz que la inclusión de tres infartos adicionales del grupo tratado con rofecoxib que fueron incluidos en la publicación del VIGOR aumentaba en cinco veces el riesgo de infarto de miocardio con rofecoxib noticia 21 diciembre 2005.