Los resultados de un estudio reciente muestran un uso elevado de antipsicóticos y otros fármacos en indicaciones no autorizadas, en ausencia de datos sobre su eficacia y toxicidad (Pharmacotherapy 2008;28:1443-52)

Los autores identificaron 14 fármacos que requieren una investigación urgente sobre sus usos en indicaciones no autorizadas, según el número de usos no aprobados con escasos datos sobre su eficacia, la toxicidad y el coste. Estos fármacos eran antidepresivos (escitalopram, bupropion, sertralina, venlafaxina, duloxetina, trazodona), antipsicóticos (quetiapina, risperidona, olanzapina) y ansiolíticos y sedantes.

Por otra parte, según documentos internos se ha sabido que el laboratorio fabricante de risperidona habría ayudado a promover el uso –no aprobado– del fármaco en niños antes de su autorización por la FDA (WSJ; NY Times, 25 noviembre). En varios países el uso creciente de antipsicóticos en niños ha generado preocupación (Arznei-telegramm 2008;39:69). Además, la exposición a risperidona, antipsicóticos múltiples e ISRS se asocia a un mayor riesgo de efectos neurológicos en niños, sobre todo en los que presentan alteraciones del SNC, retraso mental o enfermedades cardiovasculares (J Child Neurol 2008;4 set).

Estas prácticas de promover fármacos para indicaciones en las que faltan datos de eficacia y de toxicidad pueden tener consecuencias graves para los pacientes i no deberían estar permitidas.