Los suplementos de vitamina D se asocian a una ligera reducción del riesgo de infección respiratoria aguda, según un metanálisis (BMJ 2017;356:i6583), aunque no se recomendaría en la mayoría de personas, según el editorial acompañante (BMJ 2017;356:j456).

La administración de suplementos de vitamina D es motivo de fuerte controversia, con argumentos a favor y en contra. En este metanálisis se analizaron los datos individuales de 25 ensayos clínicos controlados con placebo de suplementos de vitamina D2 o D3 en 11.000 pacientes. La incidencia de infección aguda de vías respiratorias fue inferior con los suplementos (40,3%) que con placebo (42.2%). Los efectos beneficiosos se limitaron a los participantes que tenían unos niveles basales de 25-hidroxivitamina D inferiores a 25 nmol/L, así como en los que no recibieron dosis en bolus. Los autores concluyen que los suplementos de vitamina D son seguros y protegen de la infección respiratoria aguda.

Sin embargo, los autores del editorial consideran que los resultados no son suficientemente aplicables a la población general y que el efecto clínicamente relevante sigue siendo incierto, y por tanto, probablemente no se debería cambiar la práctica clínica. Los datos actuales no apoyan el uso de suplementos de vitamina D para prevenir la enfermedad, excepto en personas con alto riesgo de osteomalacia (con niveles de 25-hidroxivitamina D inferiores a 25 nmol/L).