Los resultados de un estudio reciente en mujeres de edad avanzada muestran que las tratadas con alendronato para la osteoporosis tienen más riesgo de fibrilación auricular (Arch Intern Med 2008;168:826-31).

En el ensayo clínico HORIZON en mujeres postmenopáusicas con osteoporosis se observó que las tratadas con una administración intravenosa anual de ácido zoledrónico tenían menos riesgo de fracturas, pero mayor riesgo de fibrilación auricular grave que las del grupo placebo (Noticia, 4 de mayo de 2007). Una revisión de los datos del ensayo FIT con alendronato reveló una tendencia a un aumento del riesgo entre las tratadas (NEJM 2007;356:1895-6). En un estudio de casos y controles posterior no se observó un incremento del riesgo de fibrilación auricular o flúter entre las tratadas con bifosfonatos frente a las no tratadas (Noticia, 26 de marzo de 2008).

Se ha publicado un nuevo estudio de casos y controles en 700 mujeres de edad avanzada que habían presentado fibrilación auricular (casos), y casi 1.000 mujeres sin fibrilación (controles). En conjunto, un 6,5% de los casos y un 4,1% de los controles habían tomado alendronato. Tras ajustar por factores como una enfermedad cardiovascular, las tratadas con alendronato tenían 1,8 veces más riesgo de sufrir fibrilación auricular que las no tratadas; el riesgo era más alto en las mujeres con diabetes y en las usuarias actuales de estatinas.

Los autores concluyen que en las pacientes con un riesgo elevado de fracturas, los efectos beneficiosos del tratamiento en la prevención de fracturas en general superan el posible riesgo de fibrilación auricular. No obstante, en mujeres con un riesgo modesto de fracturas o en las que tienen factores de riesgo de fibrilación, como diabetes, enfermedad coronaria o insuficiencia cardíaca, los riesgos pueden superar los efectos beneficiosos del tratamiento con bifosfonatos.