La administración concomitante de claritromicina con algunas estatinas en adultos de edad avanzada se asocia a un aumento del riesgo de ingreso y de la mortalidad, según los resultados de un estudio observacional (CMAJ 2014; 22 diciembre).

A partir de bases de datos de salud canadienses, se identificaron 100.000 pacientes mayores de 65 años que tomaban estatinas no metabolizadas por el CYP3A4 (rosuvastatina, fluvastatina y pravastatina) y también claritromicina o azitromicina. La claritromicina inhibe el OATP1B1 y el OATP1B3, pero no la azitromicina. En comparación con los pacientes tratados con azitromicina y estatina, los tratados con claritromicina y estatina tenían más riesgo de ingreso por lesión renal aguda (RR=1,65) o por hiperpotasemia (RR=2,17), y más mortalidad por todas las causas (RR=1,43).

Los autores consideran que, aunque el aumento del riesgo absoluto es inferior al 1%, hay que considerar la utilización de azitromicina o de otro antibiótico que no interaccione con las estatinas para evitar la toxicidad.