El dimetilfumarato es un nuevo fármaco autorizado por vía oral para el tratamiento de la esclerosis múltiple. Aunque antes de su aprobación no se había descrito la leucoencefalopatía multifocal progresiva (LMP), recientemente también se ha publicado un caso en una paciente tratada con dimetilfumarato (Arznei-telegramm 2014;45:112).

La LMP es una enfermedad neurológica desmielinizante rara y grave, causada por la reactivación del poliomavirus JC en el sistema nervioso central, y clásicamente se asocia a situaciones de inmunosupresión grave. Los factores que conducen a la activación del virus JC no son bien conocidos, pero se han relacionado con una disminución de la inmunidad celular mediada per linfocitos T. Además de la infección por VIH, otras enfermedades y tratamientos se han asociado a la LMP, como leucemia y linfoma, inmunodeficiencias congénitas o idiopáticas, pacientes trasplantados, enfermedades inflamatorias crónicas, y en pacientes que reciben tratamientos crónicos con corticoides o inmunosupresores (como ciclofosfamida, micofenolato mofetilo, fludarabina). El uso de algunos anticuerpos monoclonales, como natalizumab, rituximab, efalizumab y alemtuzumab, también se han asociado a la LMP (Butll Farmacovigilància Catalunya 2009;7:5-6). Recientemente también se ha descrito algún caso con ruxolitinib y con fingolimod.

En el último número del boletín alemán arznei-telegramm se describe el caso de una paciente con esclerosis múltiple tratada con dimetilfumarato durante más de 4 años en un ensayo clínico, que desarrolló una linfopenia persistente grave de años de duración y que presentó una LMP con desenlace mortal. Se comenta que ya se habían notificado algunos casos de LMP asociada a una linfopenia grave en 3 pacientes tratados con Fumaderm (una especialidad comercializada en Alemania para el tratamiento de la psoriasis a base de dimetilfumarato) y un cuarto paciente con otro preparado de dimetilfumarato para una psoriasis.

En la ficha técnica de Tecfidera no consta este efecto adverso.

Estos casos justifican la vigilancia estrecha y periódica del recuento de linfocitos y la recomendación de retirar el fármaco en caso de linfopenia grave.