Los visitadores médicos raramente aportan la información sobre riesgos de los medicamentos, necesaria para la prescripción razonada y basada en pruebas, según los resultados de un estudio reciente (Therapeutics letter 2014;91:agosto-septiembre).

Una prescripción saludable depende de si el profesional tiene fácil acceso a una información no sesgada sobre los medicamentos, que incluya tanto los efectos beneficiosos como los riesgos. La promoción se centra en los nuevos fármacos, de los que no se conocen bien sus efectos, sobre todo los adversos graves raros, y por tanto se recomienda prudencia. Los visitadores médicos tienen como objetivo vender un producto y no se puede esperar que aporten información no sesgada.

En un estudio realizado en Canadá, Estados Unidos y Francia se examinó la información de los visitadores médicos a los médicos de familia, y si las diferencias en la regulación de la publicidad se asociaba a diferencias en la calidad de la información. Los resultados muestran que los visitadores médicos raramente dan información sobre riesgos, y que una mayor regulación de las visitas se asocia a más probabilidad de que se aporte esta información, aunque los efectos graves se siguen infranotificando. Una mejor regulación de la promoción durante la visita por los visitadores médicos y el acceso a fuentes de información independiente sobre medicamentos pueden mejorar la prescripción.