Sovaldi (sofosbuvir) es un medicamento extraordinario, no por su interés clínico sino por su precio. Así comienza el editorial del número de octubre de la revista Prescrire, titulado “espiral mortífero”. Este precio no tiene nada que ver con el coste de producción del fármaco, ni con su coste de investigación; se debe principalmente a la especulación financiera y al enriquecimiento personal excesivo.

Se revisan también los datos sobre la eficacia y los riesgos del sofosbuvir en la hepatitis C (Rev Prescrire 2014;34:726-32), y sobre el estado actual de conocimiento del tratamiento de la hepatitis C (Rev Prescrire 2014;34:757-65).

“Hay que impulsar nuevas formas de financiación de la investigación de medicamentos que no alienten la codicia, sino que remuneren adecuadamente los costes reales de la investigación, orientada a las necesidades prioritarias, y recompensen los verdaderos avances terapéuticos.”