En dos estudios recientes se ha relacionado el uso de testosterona con un aumento del riesgo cardiovascular que ha motivado la alerta y la evaluación por parte de la FDA (PLoS ONE 2014;9:e85805; JAMA 2013;310:1829-36). En el boletín electrónico australiano NPS de marzo se revisan los datos (NPS 2014; 20 febrero). El tratamiento sustitutivo sólo está indicado en caso de déficit de andrógenos. "No es el elixir contra el envejecimiento".

En el mismo número también se revisan los datos sobre la eficacia y la toxicidad de los suplementos de magnesio en los calambres de las piernas (NPS 2014; 28 febrero). Aunque el déficit de magnesio se ha propuesto como causa de calambres en las piernas, no hay datos que los suplementos de magnesio aporten un efecto clínico beneficioso excepto en los calambres relacionados con la gestación.