Se ha publicado el estudio ENHANCE, en 720 pacientes con hipercolesterolemia familiar, para evaluar si añadir ezetimiba a simvastatina (80 mg) retarda más la progresión de la aterosclerosis que la simvastatina sola (NEJM 2008;358:1431-43). Los resultados sugieren que la ezetimiba (Ezetrol) no retarda la progresión de la placa de aterosclerosis, e incluso la puede aumentar (noticia anterior). Después de 2 años, el grosor medio de la placa en la carótida en los tratados con la combinación de ezetimiba y simvastatina aumentó el doble que en los tratados con simvastatina sola, aunque la diferencia no era significativa y que en los pacientes tratados con ezetimiba las LDL eran más bajas.

Aunque no se evaluaron variables clínicas, estos datos plantean fuertes dudas sobre la eficacia de ezetimiba (NEJM 2008;358:1504-7), así como sobre la aprobación de los fármacos a partir de su efecto sobre el colesterol, la promoción y la ética de los investigadores y de los laboratorios farmacéuticos (J Watch Cardiol 2008).

La ezetimiba se ha promovido en combinación con una estatina, con el argumento de que permite conseguir reducciones de las LDL y reducir la dosis de la estatina, pero no se ha mostrado más segura que aumentar la dosis de la estatina (Butll Groc 2005;18:7). Antes de considerar la ezetimiba, se debería maximizar la dosis de estatina y considerar otros hipolipemiantes (NEJM 2008;358:1507-8).

Estos hallazgos confirman la sospecha que al reducir la dosis de la estatina podemos estar negando un efecto beneficioso en términos de prevención de acontecimientos cardiovasculares. Por tanto, cuando los cambios de estilo de vida no son suficientes para bajar el colesterol, y sobre todo en pacientes que han sufrido un infarto o un ictus, las estatinas se han mostrado eficaces para prevenir la morbimortalidad cardiovascular.