En las últimas semanas se ha expresado preocupación sobre la fiabilidad del ensayo clínico PLATO, con ticagrelor, por posibles irregularidades y el Ministerio de Justicia de Estados Unidos ha iniciado una investigación (BMJ 2013;347:f6727).

En el ensayo PLATO, publicado en 2009, se concluyó que en pacientes con síndrome coronario agudo el tratamiento con ticagrelor reduce la tasa de mortalidad cardiovascular, infarto de miocardio o ictus, en comparación con clopidogrel, sin un aumento de la hemorragia grave, aunque con una mayor incidencia de hemorragia asociada al procedimiento coronario (NEJM 2009;361:1045-57).

Varias publicaciones se han hecho eco de posibles irregularidades y deficiencias graves en la notificación de los resultados, que podrían haber favorecido al ticagrelor y su aprobación (Int J Cardiol 2013;169:145-6). Tras evaluar el informe de la FDA sobre ticagrelor antes de su aprobación, algunos autores pusieron de relieve que los resultados que favorecían al ticagrelor procedían sólo de dos países y de las regiones donde el ensayo era coordinado por personal del laboratorio fabricante, entre otras deficiencias (Int J Cardiol 2013;169:4076-80).