El uso del dabigatrán ha aumentado desde su aprobación en Canadá, sobre todo en personas de edad avanzada, según un estudio reciente (CMAJ Open 2013;1:E115-19).

Desde su aprobación para la fibrilación auricular en 2010, se ha observado un rápido crecimiento en el uso de los nuevos anticoagulantes, sobre todo en pacientes de 85 años o mayores. En 2012 representaron un 21% de todas las prescripciones de anticoagulantes orales en Ontario. Los pacientes mayores de 85 años presentaron la tasa de prescripción más elevada de dabigatrán. Los autores concluyen que este incremento en los de edad más avanzada, un subgrupo con alto riesgo de hemorragia, resalta la necesidad de evaluar los resultados en la práctica real y hacer un seguimiento cuidadoso de los pacientes tratados.