El uso prolongado de bloqueadores de los canales de calcio se asocia a un aumento del riesgo de cáncer de mama, según un estudio observacional (JAMA Intern Med 2013; 5 agosto).

El riesgo de cáncer asociado al uso de antihipertensivos es motivo de controversia (noticia, diciembre 2010). En un estudio de casos y controles de base poblacional se evaluó el uso reciente y la duración del tratamiento antihipertensivo en mujeres de 55 a 74 años, 880 de las cuales con cáncer ductal invasivo, 1.027 con cáncer lobular invasivo y 856 sin cáncer (controles). El uso actual de bloqueadores de los canales de calcio durante 10 años o más se asoció a un aumento del riesgo de cáncer de mama ductal (OR=2,4) y cáncer de mama lobular (OR=2,6). Esta asociación no variaba según el tipo de fármaco (dihidropiridinas de corta o de larga duración, o no dihidropiridinas). En cambio, el uso de diuréticos, bloqueadores beta-adrenérgicos y antagonistas de la angiotensina II no aumentaron el riesgo.

Los autores concluyen que este es el primer estudio que muestra que el uso actual a largo plazo de bloqueadores de los canales de calcio aumenta el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, se requiere investigación adicional para confirmar este hallazgo y evaluar los posibles mecanismos.

A pesar de las limitaciones de los estudios observacionales, según el editorial acompañante, si se confirma el aumento del riesgo observado en este estudio, el uso prolongado de bloqueadores de los canales de calcio podría ser uno de los principales factores de riesgo modificables de cáncer de mama (JAMA Intern Med 2013; 5 agosto).