Para los padres, la información que reciben sobre las sospechas de reacciones adversas que presentan sus hijos es muy pobre, según un estudio reciente (PLoS ONE 2012;7(10): e46022).

Investigadores del Reino Unido entrevistaron a los padres de 44 niños que habían presentado reacciones adversas a medicamentos. Se incluyeron tanto niños hospitalizados como no ingresados. Entre los fármacos implicados, hay que destacar agentes citotóxicos, analgésicos opiáceos, antibióticos y antiepilépticos.

En general, los padres expresaron una falta de comunicación sobre los posibles riesgos de los medicamentos y sobre su relevancia clínica. Así por ejemplo, la información sobre un posible riesgo se dio en momentos inoportunos, como antes de ser intervenido el niño, o bien no se dio ninguna información. Sólo en los casos de los niños tratados con fármacos antineoplásicos, los padres expresaron que habían recibido una información clara y completa.