Un metanálisis de ensayos clínicos y de estudios observacionales sugiere que las glitazonas, en concreto la pioglitazona, aumentan el riesgo de cáncer de vejiga en pacientes diabéticos (CMAJ 2012; 3 julio).

El uso de pioglitazona se ha relacionado con un aumento del riesgo de cáncer de vejiga (noticia junio 2012). Se ha publicado un metanálisis de cuatro ensayos clínicos y seis estudios observacionales en pacientes diabéticos, con una incidencia de cáncer de vejiga de 53 por 100.000 años-persona. En los estudios de cohortes el uso de glitazonas se asoció a un aumento significativo del riesgo de cáncer de vejiga, mientras que en dos ensayos clínicos con rosiglitazona no se observó. Los autores concluyen que los datos limitados disponibles apoyan la hipótesis de que la pioglitazona se asocia a un aumento del riesgo de cáncer de vejiga en pacientes diabéticos. No se sabe si es un efecto de grupo de todas las glitazonas.