La FDA ha alertado de un posible aumento del riesgo de enfermedad tromboembólica venosa (ETEV) en usuarias de contraceptivos orales que contienen drospirenona.

Hace unos días comentábamos que el uso de contraceptivos orales que contienen los progestágenos gestodeno, desogestrel o drospirenona se asocia al doble de riesgo de ETEV frente al levonorgestrel, a raíz de un estudio observacional (noticia 26 de octubre). Aunque no se dispone de conclusiones definitivas, los resultados preliminares de un estudio promovido por la FDA sugieren que las usuarias de contraceptivos con drospirenona tendrían 1,5 veces más riesgo de trombosis que las usuarias de otros contraceptivos hormonales.

Nos preguntamos por qué este contraceptivo menos seguro y más caro es uno de los más vendidos. Dado que los contraceptivos orales que contienen levonorgestrel o noretisterona se asocian a un menor riesgo de ETEV, se consideran de elección y con la menor dosis posible de estrógeno.