En enero pasado, la publicación de tres casos de hepatotoxicidad grave asociada al uso de telitromicina (Ann Intern Med 2006;144:415-20.) motivó que las agencias reguladoras revisaran la seguridad de este antibiótico. En una nota informativa, la FDA recomendaba vigilancia estrecha de los pacientes tratados con telitromicina y la retirada del fármaco en caso de que aparecieran signos o síntomas de trastornos hepáticos. La EMEA también anunció que se reforzaría la advertencia sobre reacciones hepáticas que ya consta en la ficha técnica europea, y recomendaba precaución en los pacientes con hepatopatías Butll Farmacovigilància Catalunya 2006;4:6-7.

El pasado 29 de junio la FDA anunció que se incluiría una advertencia en la ficha técnica sobre este riesgo tras revisar su seguridad y de haber recibido más casos, cuatro mortales, y después de las acusaciones de problemas de integridad de los datos en algunos estudios de seguridad de la telitromicina Scrip 2006;3159:22.; Scrip 2006;3159:14

Dados los riesgos asociados al uso de telitromicina, es preciso evaluar la relación beneficio-riesgo antes de su prescripción, y en caso de que un paciente tratado presente alteraciones hepáticas, hay que suspender el tratamiento y vigilar las pruebas hepáticas.