Varios asesores de la OMS en la pandemia de gripe cobraron de los laboratorios farmacéuticos y estos conflictos de intereses no fueron declarados públicamente, según revela una investigación publicada por el BMJ (BMJ 2010;340:c2912).

Hace unos meses se tuvo conocimiento que algunos expertos de la OMS sobre gripe tenían relaciones con compañías farmacéuticas (BMJ 2010;340: 119; BMJ 2010;340:119). Ahora que se cumple un año de la declaración oficial de la pandemia de gripe, un informe detallado se hace eco de que varios expertos implicados en los planes de pandemia de la OMS tenían conflictos de interés y algunos habían recibido dinero de los laboratorios fabricantes de vacunas y antivíricos. Esta falta de transparencia sobre los conflictos de intereses, junto con la modificación de la definición de pandemia y cuestiones no resueltas sobre las pruebas de las intervenciones terapéuticas generan fuertes dudas sobre la actuación de la OMS ante la pandemia.

Los gobiernos europeos se han gastado millones de euros en vacunas y antivíricos contra la pandemia de gripe. De manera similar a lo que sucedió hace unos años con la gripe aviar, muchos de los medicamentos no han sido utilizados. En un informe del 3 de junio pasado, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) informó que tres laboratorios habían distribuido más de 179 millones de dosis de la vacuna contra la nueva gripe en los últimos meses en Europa occidental.

En un editorial acompañante, se comenta que la OMS debería hacer público su informe y los conflictos de intereses de sus asesores, así como desarrollar reglas más estrictas de estas relaciones, con el fin de recuperar su credibilidad y poder restablecer la confianza en el sistema sanitario público global.