En hombres con una hiperplasia prostática benigna, el tratamiento con un inhibidor de la 5-alfa reductasa se asocia a un modesto incremento del riesgo de diabetes de tipo 2, según los resultados de un estudio observacional (BMJ 2019;365:l1204).

En una noticia anterior comentamos el riesgo de depresión con estos fármacos observado en un estudio.

A partir de una base de datos de atención primaria del Reino Unido, se identificó a más de 39.000 pacientes tratados con un inhibidor de la 5-alfa reductasa (dutasterida o finasterida) y 16.000 tratados con tamsulosina. Durante un seguimiento de 5 años, la tasa de un nuevo diagnóstico de diabetes fue de aproximadamente 76 por cada 10.000 años-persona con dutasterida o finasterida, en comparación con 60 por 10.000 con tamsulosina. Tras ajustar por varias variables, el uso de dutasterida o de finasterida se asocia a un 30% más de riesgo de diabetes en comparación con tamsulosina. En un estudio previo se había sugerido que la dutasterida puede inducir resistencia a la insulina (Horm Mol Biol Clin Investig. 2014;20:73-80).

Los autores consideran que es preciso un seguimiento adicional en los pacientes que inician un tratamiento con estos fármacos, especialmente si tienen otros factores de riesgo de diabetes.