El uso de bloqueadores beta-adrenérgicos al inicio del embarazo no se asocia a un mayor riesgo de malformaciones congénitas, según los resultados de un estudio de cohortes (Ann Intern Med 2018; 16 de octubre).

Se recogieron datos de 18.000 embarazos en Escandinavia y los Estados Unidos que resultaron en nacidos vivos. Todas las mujeres tenían hipertensión. Las tratadas con bloqueadores beta-adrenérgicos durante el primer trimestre fueron comparadas con mujeres no tratadas. Los resultados muestran que el uso materno de bloqueadores beta-adrenérgicos durante el primer trimestre no se asocia a un incremento del riesgo de malformaciones congénitas en general ni de malformaciones específicas.

Según el editorial acompañante, dado que el uso de bloqueadores beta-adrenérgicos durante la gestación se ha relacionado con retraso de crecimiento intrauterino, es precisa una evaluación periódica del crecimiento y el bienestar fetal a partir del tercer trimestre. Por otro lado, el bienestar del niño depende del bienestar de la madre, y una enfermedad materna no tratada pone en peligro la salud del feto y puede acortar la gestación. Por tanto, los bloqueadores beta-adrenérgicos, y en concreto el labetalol, estarían indicados para el tratamiento de la hipertensión durante la gestación (Ann Intern Med 2018; 16 de octubre).