El uso de estatinas puede ser un factor contributivo en la miositis inflamatoria idiopática, según los resultados de un estudio observacional (JAMA Intern Med 2018; 30 julio).

En este estudio de casos y controles de base poblacional, un total de 221 adultos australianos mayores de 40 años con diagnóstico confirmado de miosisits inflamatoria idiopática fueron emparejados con 662 controles. En el momento del diagnóstico de la miositis, un 31% de los casos tomaban estatinas, frente a un 22% de las personas sin miositis. El riesgo era casi del doble (OR=1,79). Los resultados eran similares tras excluir a los pacientes con miositis necrotizante

Este efecto adverso debilitante pone de relieve la importancia de prescribir estatinas sólo para los pacientes que pueden obtener claramente un efecto beneficioso neto neto (JAMA Intern Med 2018; 30 julio).