En el último número del boletín alemán Arznei-telegramm se alerta del riesgo de múltiples fracturas vertebrales después de suspender el tratamiento con denosumab.

El denosumab es un anticuerpo monoclonal de administración subcutánea que inhibe la resorción ósea al unirse al ligando del receptor RANK de la superficie de los osteoclastos. Se han descrito efectos adversos graves, como la hipocalcemia, la osteonecrosis maxilar y las fracturas atípicas (Butll Farmacovigilància Catalunya 2014;12:14-16).

Varias publicaciones recientes se han hecho eco de un riesgo de múltiples fracturas vertebrales espontáneas al suspender el tratamiento con denosumab. Este riesgo se ha observado tanto con la especialidad a dosis de 60 mg (Prolia) para la osteoporosis, como a dosis de 120 mg (Xgeva) en pacientes con metástasis óseas de tumores sólidos. Se ha sugerido como posible mecanismo un efecto rebote del recambio óseo. Aunque los datos son muy limitados, algunos autores proponen considerar el cambio a un bifosfonato al retirar el denosumab. Se debe considerar este riesgo antes de iniciar tratamiento con denosumab en la evaluación de su relación beneficio-riesgo.