Varios antibióticos pueden estar implicados en trastornos del movimiento. En el último número del Butlletí de Farmacovigilància de Catalunya se revisan los principales trastornos del movimiento causados por el uso de antibióticos. La ataxia por metronidazol o por quinolonas, el temblor y el parkinsonismo por antituberculosos, o las mioclonías por cefalosporinas, son algunos ejemplos. Ante la aparición o el agravamiento de un cuadro de este tipo, hay que pensar en el fármaco entre las posibles causas y reevaluar su relación beneficio-riesgo.

También se informa de las modificaciones del programa de seguimiento de los pacientes tratados con clozapina, de las nuevas contraindicaciones y recomendaciones del fingolimod, y de la retirada del Inzitan del mercado, comunicadas por la Agencia Española de Medicamentos.