Los niños de madres tratadas con antihistamínicos H2 o con inhibidores de la bomba de protones (IBP) durante el embarazo pueden tener más riesgo de asma, según un metanálisis reciente (Pediatrics 2018; enero).

A partir de los resultados de ocho estudios observacionales, el asma fue más frecuente en los niños de madres que habían tomado estos fármacos durante la gestación (10%) que las no tratadas (5%). El riesgo se mantenía elevado cuando se consideraban sólo los IBP (RR=1,34) o los antihistamínicos H2 (RR=1,57). Aunque no se pueden excluir sesgos porque no se ha ajustado por factores de confusión, se ha sugerido que estos fármacos podrían provocar que las proteínas de los alimentos en el estómago actuaran como alergenos y producir una sensibilización alérgica rápida. Los autores concluyen que estos datos pueden ayudar a tener precaución a la hora de tomar estos fármacos durante la gestación.

Habrá que esperar los resultados de otros estudios en curso para confirmar o no esta asociación (NPJ Prim Care Respir Med 2016;26:16001).