El uso actual o reciente de contraceptivos hormonales se asocia a un aumento del riesgo de cáncer de mama, según los resultados de un estudio observacional (NEJM 2017;377:2228-39).

Se siguió a 1,8 millones de mujeres menores de 50 años en Dinamarca durante unos 11 años. El uso actual o reciente de un contraceptivo hormonal se asoció a un aumento del riesgo de cáncer de mama incidente, en comparación con no haber recibido nunca contracepción (68 frente a 55 neoplasias de mama por 100.000 años-persona). El riesgo aumentaba con la duración de exposición. El aumento de riesgo también se observó con el DIU de levonorgestrel. Los autores, sin embargo, consideran que el aumento absoluto del riesgo es pequeño.

Algunas limitaciones del estudio, no obstante, podrían explicar estos resultados, según algún autor. Por otra parte, como se comenta en el editorial acompañante, hay que valorar la relación beneficio-riesgo de los contraceptivos orales, dado que, aparte de la contracepción eficaz y de los efectos beneficiosos sobre la dismenorrea o la menorragia, pueden reducir el riesgo de neoplasias de ovario, endometrio y de colon (NEJM 2017;377:2276-77).