El tocilizumab (Roactemra) es un anticuerpo monoclonal que actúa sobre el receptor de la interleucina 6 utilizado en la artritis reumatoide y la artritis idiopática juvenil. Se ha asociado a algún caso de enfermedad autoinmunitaria, como encefalopatía autoinmunitaria, así como de lesiones cutáneas psoriasiformes (Dermatology 2014;228:311-3).

En el último número del boletín alemán arznei-telegramm se describe un caso de psoriasis en un paciente con artritis reumatoide después de 5 meses de tratamiento con tocilizumab. Aunque por su mecanismo no parece plausible, algunos fármacos biológicos aprobados para la psoriasis, como el ustekinumab o los anti-TNF, pueden producir paradójicamente exacerbaciones de psoriasis.