El daclizumab es un anticuerpo monoclonal de administración parenteral recientemente autorizado para el tratamiento de la esclerosis múltiple. En el último número del boletín inglés Drug and Therapeutics Bulletin se revisan sus datos de eficacia y de toxicidad (Drug Ther Bull 2017;55:18-21).

En ensayos clínicos ha mostrado reducir la tasa de brotes en pacientes con esclerosis múltiple remitente recurrente frente a placebo e interferón beta-1a. Aunque no hay ensayos clínicos comparativos con natalizumab, fingolimod y alemtuzumab, la reducción de los brotes es de una magnitud similar a la observada con estos fármacos. No se conoce su eficacia para reducir la progresión de discapacidad a largo plazo. Se ha asociado a un aumento del riesgo de infección, alteraciones hepáticas y reacciones cutáneas, y no se puede excluir una relación causal con dos acontecimientos mortales.

Se concluye que, aunque el daclizumab reduce el número de brotes de la enfermedad frente al interferón, no se sabe si ofrece ventajas significativas de eficacia o de toxicidad sobre otros fármacos utilizados en la esclerosis múltiple. Los riesgos descritos son motivo de preocupación y requieren una vigilancia y seguimiento cuidadosos. Dadas estas incertidumbres, no está claro el lugar en terapéutica del daclizumab en la esclerosis múltiple.