La administración concomitante de sofosbuvir para la hepatitis C y la amiodarona se asocia a un riesgo de interacción rara pero potencialmente mortal, según han alertado el laboratorio fabricante y la FDA.

El laboratorio ha notificado nueve casos de bradicardia sintomática. Un paciente murió por una parada cardíaca, y tres pacientes requirieron un marcapasos. Seis casos se produjeron durante el primer día de tratamiento con sofosbuvir. Diversos pacientes tomaban otros antivíricos junto con el sofosbuvir, y siete pacientes también tomaban un bloqueador beta-adrenérgico. No se conoce el mecanismo.

Se recomienda no administrar la combinación de sofosbuvir y amiodarona. En los casos en los que no hay alternativa, se recomienda una vigilancia cardíaca estrecha de los pacientes, incluida la vigilancia en el hospital durante las primeras 48 horas.