Las estatinas tienen una relación beneficio-riesgo favorable, aunque algunas parecen más seguras y tolerables que otras, según un metanálisis reciente (Circ Cardiovasc Qual Outcomes 2013; julio).

En un metanálisis de 135 ensayos clínicos con casi 250.000 pacientes, el uso de estatinas aumenta el riesgo de diabetes en un 10% y se asocia a elevaciones de las enzimas hepáticas, de manera proporcional a la dosis. Cuando se comparaban diferentes estatinas, la simvastatina y la pravastatina mostraban un mejor perfil de toxicidad y de tolerabilidad que otras estatinas. Los autores concluyen que sus efectos beneficiosos superan los posibles riesgos, y que la simvastatina y la pravastatina tienen un perfil de toxicidad más favorable, sobre todo a dosis bajas o moderadas.