La exenatida y la sitagliptina pueden aumentar el riesgo de pancreatitis y de algunos tipos de cáncer, según un análisis de las notificaciones recibidas en la FDA (Gastroenterology 2011;141:150-56).

Los nuevos grupos de hipoglucemiantes comercializados para el tratamiento de la diabetes de tipo 2 actúan sobre el sistema hormonal de las incretinas. Las gliptinas (sitagliptina, vildagliptina y saxagliptina) inhiben la DPP-4 o dipeptidilpeptidasa 4, enzima que degrada el péptido análogo del glucagón (GLP-1). La exenatida y la liraglutida son análogos del GLP-1 de administración por vía subcutánea. Producen reducciones modestas de la hemoglobina glicosilada, pero no se ha demostrado que reduzcan las complicaciones de la diabetes ni la mortalidad cardiovascular. Las gliptinas pueden aumentar el riesgo de infecciones y de reacciones de hipersensibilidad, y la exenatida y la liraglutida producen náusea con mucha frecuencia. Se han notificado casos graves de pancreatitis con ambos grupos de fármacos y preocupa el posible riesgo carcinogénico de los análogos del GLP-1 (Butll Groc 2010;23:9-12).

Un análisis de las notificaciones recibidas en la FDA sobre exenatida y sitagliptina entre 2004 y 2009 ha mostrado que la tasa de notificación de pancreatitis era seis veces más alta con ambos fármacos que con otros tratamientos y la de cáncer de páncreas era tres veces más alta. En cuanto al cáncer de tiroides, fue cinco veces mayor con exenatida, pero no fue significativo con sitagliptina. Este artículo, que había sido publicado on line a principios de año, fue retirado de la web de la revista por presiones de los fabricantes (BMJ 2011;342:842-3).

A pesar de los posibles sesgos de los datos de notificación espontánea, y dado que estos fármacos no han mostrado reducir la morbimortalidad cardiovascular, estos riesgos generan gran preocupación (Gastroenterology 2011;141:20-23).