En el último número del boletín alemán Arznei-telegramm, se comenta la noticia que en Francia se ha impuesto una multa a Sanofi por la campaña en contra de los genéricos de clopidogrel.

Años después de caducar la patente del clopidogrel, la eficacia y la seguridad de los genéricos de clopidogrel han sido puestas en duda, con el argumento de que éstos utilizan una sal diferente del clopidogrel. Aunque la cuantidad de la multa es muy inferior a las impuestas en Estados Unidos, por lo menos es una señal para actuar contra este tipo de estrategias de comercialización cuestionables.