En la prevención secundaria del accidente vascular cerebral (AVC) isquémico, el ácido acetilsalicílico (AAS) se considera el antiagregante de elección. La combinación de AAS y clopidogrel no se ha mostrado más eficaz que el AAS solo y se asocia a un riesgo más elevado de hemorragia. En el ensayo clínico ESPS-2 (European Stroke Prevention Study 2) la adición de dipiridamol de liberación sostenida (200 mg cada 12 h) a dosis bajas de AAS (50 mg) redujo el riesgo de presentar un nuevo AVC en comparación con AAS solo, pero sus resultados generaron cierto debate (era un primer estudio con una nueva formulación de dipiridamol y las dosis de AAS eran bajas) (J Neurol Sci 1996;143:1-13).

Recientemente, se ha publicado el ensayo clínico ESPRIT (European-Australian Stroke Prevention in Reversible Ischaemia Trial ) en 2.739 pacientes con un accidente isquémico transitorio (TIA) o un AVC menor (Lancet 2006;367:1.665-73). Los resultados muestran que la combinación de AAS (30-325 mg al día) y dipiridamol (la mayoría de liberación sostenida) reduce la incidencia de muerte vascular, AVC no mortal, IAM no mortal o hemorragia mayor, en comparación con AAS solo, pero hubo más retiradas en los tratados con la combinación a causa de cefalea.

Este estudio aporta más datos sobre la eficacia de la combinación de AAS y dipiridamol en los pacientes con un ictus leve, pero no resuelve las incertidumbres. Su eficacia es modesta, porque se basa sobre todo en una variable combinada, y las dosis utilizadas de AAS son muy bajas (más de un 40% de los pacientes recibían 30 mg de AAS).