Categoría: Toxicidad
Numerosos medicamentos pueden causar o agravar una neuropatía periférica. En el último número del Butlletí de Farmacovigilància de Catalunya se revisan los principales fármacos implicados en esta patología. Los quimioterápicos antineoplásicos, los antiinfecciosos y los inmunosupresores constituyen los principales grupos implicados. Es importante considerar el riesgo en pacientes con otros factores de riesgo de neuropatía, como la diabetes o el consumo de alcohol, evitar asociar medicamentos que pueden inducirla e informar al paciente. La detección precoz y la modificación de la pauta de tratamiento son factores importantes para reducir la incidencia y la gravedad de la neuropatía.

También se informa de las actuaciones recientes en relación con las alertas de seguridad del ácido valproico durante la gestación, por parte de la administración sanitaria.

 

Categoría: Toxicidad
En pacientes con diabetes tipo 2, el uso de inhibidores de la dipeptidilpeptidasa-4 (DPP-4) o gliptinas se asocia a un aumento del riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal, según los resultados de un estudio observacional (BMJ 2018;360:k872).

A partir de la base de datos de atención primaria británica GPRD, se evaluó a 141.170 adultos que habían iniciado tratamiento con un hipoglucemiante no insulínico desde el 2007. Durante el seguimiento, la incidencia de enfermedad inflamatoria intestinal en los tratados con una gliptina fue de 53 por 100.000 años-persona, frente a 35 por 100.000 con otro hipoglucemiante. El riesgo alcanzaba un pico a los 3-4 años de uso, y éste parecía limitado a la colitis ulcerosa. Los autores calculan que se debería tratar a 2.291 pacientes durante 2 años (o 1.177 durante 4 años) para que se produjera un caso de enfermedad inflamatoria intestinal.

Aunque el riesgo absoluto es bajo y se deberían confirmar estos hallazgos con otros estudios, se debería tener en cuenta este riesgo, sobre todo en personas con antecedentes de enfermedades autoinmunes.

 

Categoría: Toxicidad
El daclizumab (Zinbryta), un anticuerpo monoclonal de administración parenteral autorizado para el tratamiento de la esclerosis múltiple, ha sido retirado del mercado en todo el mundo tras la notificación de algunos casos de encefalitis y meningoencefalitis grave en pacientes tratados (EMA, 7 marzo 2018).

En una noticia anterior comentamos que la EMA estaba revisando la toxicidad del daclizumab, a raíz de algunos casos de hepatotoxicidad grave, incluso mortales (noticia julio 2017). Después de los casos notificados de trastornos cerebrales inflamatorios, la EMA recomendó su suspensión y el laboratorio fabricante anunció la retirada del daclizumab en todo el mundo y la detención de los estudios en curso.

 

Categoría: Toxicidad
Varios antibióticos pueden estar implicados en trastornos del movimiento. En el último número del Butlletí de Farmacovigilància de Catalunya se revisan los principales trastornos del movimiento causados por el uso de antibióticos. La ataxia por metronidazol o por quinolonas, el temblor y el parkinsonismo por antituberculosos, o las mioclonías por cefalosporinas, son algunos ejemplos. Ante la aparición o el agravamiento de un cuadro de este tipo, hay que pensar en el fármaco entre las posibles causas y reevaluar su relación beneficio-riesgo.

También se informa de las modificaciones del programa de seguimiento de los pacientes tratados con clozapina, de las nuevas contraindicaciones y recomendaciones del fingolimod, y de la retirada del Inzitan del mercado, comunicadas por la Agencia Española de Medicamentos.

 

Categoría: Toxicidad
Los niños de madres tratadas con antihistamínicos H2 o con inhibidores de la bomba de protones (IBP) durante el embarazo pueden tener más riesgo de asma, según un metanálisis reciente (Pediatrics 2018; enero).

A partir de los resultados de ocho estudios observacionales, el asma fue más frecuente en los niños de madres que habían tomado estos fármacos durante la gestación (10%) que las no tratadas (5%). El riesgo se mantenía elevado cuando se consideraban sólo los IBP (RR=1,34) o los antihistamínicos H2 (RR=1,57). Aunque no se pueden excluir sesgos porque no se ha ajustado por factores de confusión, se ha sugerido que estos fármacos podrían provocar que las proteínas de los alimentos en el estómago actuaran como alergenos y producir una sensibilización alérgica rápida. Los autores concluyen que estos datos pueden ayudar a tener precaución a la hora de tomar estos fármacos durante la gestación.

Habrá que esperar los resultados de otros estudios en curso para confirmar o no esta asociación (NPJ Prim Care Respir Med 2016;26:16001).

 

Categoría: Toxicidad
Los trastornos del control de los impulsos, como la hipersexualidad, la adicción al juego o las compras compulsivas son efectos adversos conocidos de los fármacos dopaminérgicos utilizados para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, como el pramipexol, y también se ha descrito con antipsicóticos atípicos, como el aripiprazol (Butll Farmacovigilància Catalunya 2017;15:9-10).

En el último número del boletín arznei-telegram se comenta un caso de hipersexualidad en un paciente con enfermedad de Alzheimer tratado con donepecilo. Se han publicado algunos casos de hipersexualidad poco después de iniciar tratamiento con donepecilo, que mejoraron al retirar el fármaco.

 

Categoría: Toxicidad
El uso actual o reciente de contraceptivos hormonales se asocia a un aumento del riesgo de cáncer de mama, según los resultados de un estudio observacional (NEJM 2017;377:2228-39).

Se siguió a 1,8 millones de mujeres menores de 50 años en Dinamarca durante unos 11 años. El uso actual o reciente de un contraceptivo hormonal se asoció a un aumento del riesgo de cáncer de mama incidente, en comparación con no haber recibido nunca contracepción (68 frente a 55 neoplasias de mama por 100.000 años-persona). El riesgo aumentaba con la duración de exposición. El aumento de riesgo también se observó con el DIU de levonorgestrel. Los autores, sin embargo, consideran que el aumento absoluto del riesgo es pequeño.

Algunas limitaciones del estudio, no obstante, podrían explicar estos resultados, según algún autor. Por otra parte, como se comenta en el editorial acompañante, hay que valorar la relación beneficio-riesgo de los contraceptivos orales, dado que, aparte de la contracepción eficaz y de los efectos beneficiosos sobre la dismenorrea o la menorragia, pueden reducir el riesgo de neoplasias de ovario, endometrio y de colon (NEJM 2017;377:2276-77).

 

Categoría: Eficacia
En el último post del blog El Rincón de Sísifo se publica un interesante comentario del metanálisis publicado en el BMJ sobre los anticoagulantes orales para la prevención del ictus en pacientes con fibrilación auricular (BMJ 2017;359:j5058), así como del editorial acompañante (BMJ 2017;359:j5399).

 

Categoría: Toxicidad
En niños con asma, el uso de corticoides sistémicos se asocia a un incremento del riesgo de fractura, pero el tratamiento con corticoides inhalados no aumenta el riesgo, según los resultados de un estudio observacional (JAMA Pediatrics 2017; 13 noviembre).

En 2015, en una revisión sistemática de 18 estudios (7 ensayos clínicos y 11 estudios observacionales) el uso de corticoides inhalados durante al menos 12 meses en adultos o en niños con asma no se asoció de manera significativa a efectos nocivos sobre las fracturas o la densidad mineral ósea (BMJ Open 2015;5:e008554).

En un estudio de casos y controles de base poblacional casi 4.000 niños de 2 a 18 años que habían sufrido una fractura después de ser diagnosticados de asma fueron emparejados con unos 16.000 niños con asma sin fractura. Tras ajustar por múltiples variables, la prescripción de un corticoide sistémico en el año anterior se asoció a un aumento de un 17% del riesgo de fractura, frente a la no prescripción. Sin embargo, la prescripción de un corticoide inhalado no se asoció a un riesgo de fractura. Según los autores, la falta de riesgo de fractura con los corticoides inhalados es tranquilizadora. El control del asma con corticoides inhalados podría disminuir el riesgo de exacerbaciones de asma que requieren corticoides sistémicos, y por tanto reducir el riesgo de fractura.

 

Categoría: Toxicidad
El tocilizumab (Roactemra) es un anticuerpo monoclonal que actúa sobre el receptor de la interleucina 6 utilizado en la artritis reumatoide y la artritis idiopática juvenil. Se ha asociado a algún caso de enfermedad autoinmunitaria, como encefalopatía autoinmunitaria, así como de lesiones cutáneas psoriasiformes (Dermatology 2014;228:311-3).

En el último número del boletín alemán arznei-telegramm se describe un caso de psoriasis en un paciente con artritis reumatoide después de 5 meses de tratamiento con tocilizumab. Aunque por su mecanismo no parece plausible, algunos fármacos biológicos aprobados para la psoriasis, como el ustekinumab o los anti-TNF, pueden producir paradójicamente exacerbaciones de psoriasis.