Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo July 2018
Categoría: Toxicidad
El uso de estatinas puede ser un factor contributivo en la miositis inflamatoria idiopática, según los resultados de un estudio observacional (JAMA Intern Med 2018; 30 julio).

En este estudio de casos y controles de base poblacional, un total de 221 adultos australianos mayores de 40 años con diagnóstico confirmado de miosisits inflamatoria idiopática fueron emparejados con 662 controles. En el momento del diagnóstico de la miositis, un 31% de los casos tomaban estatinas, frente a un 22% de las personas sin miositis. El riesgo era casi del doble (OR=1,79). Los resultados eran similares tras excluir a los pacientes con miositis necrotizante

Este efecto adverso debilitante pone de relieve la importancia de prescribir estatinas sólo para los pacientes que pueden obtener claramente un efecto beneficioso neto neto (JAMA Intern Med 2018; 30 julio).

 

Categoría: Toxicidad
En publicaciones recientes se han descrito casos notificados de hiperalgesia en pacientes tratados con fentanilo por vía transmucosa oral. En el último número del Butlletí de Farmacovigilància de Catalunya se revisa la hiperalgesia inducida por opioides. En caso de un control del dolor insuficiente en respuesta a un aumento de la dosis del opiáceo, hay que considerar el diagnóstico, y puede estar indicado reducir la dosis o bien suspender o revisar el tratamiento.

En el mismo número se actualiza la información sobre interacciones farmacológicas y nuevos riesgos, y también se recomienda evitar el embarazo en mujeres tratadas con dolutegravir a raíz de un posible riesgo de defectos del tubo neural.

 

Categoría: Toxicidad
En el último número del boletín alemán Arznei-telegramm se alerta del riesgo de múltiples fracturas vertebrales después de suspender el tratamiento con denosumab.

El denosumab es un anticuerpo monoclonal de administración subcutánea que inhibe la resorción ósea al unirse al ligando del receptor RANK de la superficie de los osteoclastos. Se han descrito efectos adversos graves, como la hipocalcemia, la osteonecrosis maxilar y las fracturas atípicas (Butll Farmacovigilància Catalunya 2014;12:14-16).

Varias publicaciones recientes se han hecho eco de un riesgo de múltiples fracturas vertebrales espontáneas al suspender el tratamiento con denosumab. Este riesgo se ha observado tanto con la especialidad a dosis de 60 mg (Prolia) para la osteoporosis, como a dosis de 120 mg (Xgeva) en pacientes con metástasis óseas de tumores sólidos. Se ha sugerido como posible mecanismo un efecto rebote del recambio óseo. Aunque los datos son muy limitados, algunos autores proponen considerar el cambio a un bifosfonato al retirar el denosumab. Se debe considerar este riesgo antes de iniciar tratamiento con denosumab en la evaluación de su relación beneficio-riesgo.