Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo October 2016
Categoría: Eficacia
Ni amitriptilina ni topiramato se han mostrado mejor que placebo para prevenir la cefalea en niños de 8 a 17 años con migraña, según los resultados de un ensayo clínico (NEJM 2016; 27 octubre).

Un total de 361 niños fueron aleatorizados a recibir amitriptilina (1 mg/kg al día), topiramato (2 mg/kg al día), o bien placebo durante 24 semanas. El ensayo fue detenido manera precoz por falta de eficacia. Los resultados de la variable principal (un 50% o más de reducción relativa en el número de días con cefalea) fue similar entre los grupos de amitriptilina, topiramato, y placebo (52%, 55% i 61%, respectivamente). Tampoco hubo diferencias significativas en el cambio de la discapacidad relacionada con la cefalea, el cambio en el número de días con cefalea, ni en la incidencia de efectos adversos graves. No obstante, algunos efectos adversos fueron más frecuentes con los tratamientos activos que con placebo, como la parestesia o la pérdida de peso con topiramato, y la fatiga y la boca seca con amitriptilina.

 

Categoría: Eficacia
Los resultados de un metanálisis apoyan las recientes recomendaciones de ampliar el uso prenatal de corticoides a partir de las 34 semanas de gestación o más tarde a las mujeres con amenaza de parto prematuro, así como en las gestantes con una cesárea programada (BMJ 2016;355:i5044)

Se incluyeron seis ensayos clínicos comparativos entre la administración prenatal de corticoides y placebo o sin tratamiento en unas 5.700 mujeres gestantes de 34 semanas de gestación o más. Entre las gestantes en las que se esperaba el parto entre las 34 y las 37 semanas, el uso de corticoides durante este período se asoció a una reducción del riesgo de síndrome de dificultad respiratoria grave (riesgo relativo de 0,60) y de taquipnea transitoria del neonato (RR=0,72).

Entre las mujeres con una cesárea programada a las 37 semanas o más, la administración de corticoides 48 horas antes del parto se asoció a una reducción significativa del riesgo de numerosas variables, como síndrome de dificultad respiratoria leve o moderada, taquipnea transitoria neonatal y ventilación mecánica. Los corticoides también se asociaron a una puntuación de Apgar más alta.

Los autores concluyen que se puede considerar la administración de una única tanda de corticoides en mujeres con riesgo de parto prematuro inminente entre las 34 y las 36 semanas de gestación, así como en las mujeres con una cesárea programada a partir de las 37 semanas.