Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo September 2015
Categoría: Toxicidad
La canagliflozina puede aumentar el riesgo de fractura y reducir la densidad mineral ósea, según ha alertado la FDA y se ha añadido este riesgo en las fichas técnicas del fármaco.

Los inhibidores del cotransportador sodio-glucosa 2 (SGLT-2) o gliflozinas (canagliflozina, dapagliflozina y empagliflozina) actúan mediante un efecto glucosúrico. A mediados de año, varias agencias reguladoras alertaron del riesgo de cetoacidosis en pacientes con diabetes de tipo 2 tratados con gliflozinas (noticia 19 mayo).

Las fracturas se han observado a las 12 semanas de iniciar el tratamiento y generalmente tras mínimos traumatismos. Además, en un estudio de postcomercialización con más de 700 pacientes de edad avanzada los tratados con canagliflozina presentaban una menor densidad mineral ósea en columna lumbar y cadera que los de placebo a los 2 años. La FDA está evaluando si otros fármacos del grupo también aumentan el riesgo de fractura. Se ha sugerido que las gliflozinas, a causa de su mecanismo de acción, pueden alterar la homeóstasis del calcio y el fosfato (hipoerparatiroidismo secundario inducido por un aumento de la reabsorción de fosfato) que podría afectar la masa ósea y el riesgo de fractura. Se recomienda considerar el riesgo de fractura del paciente antes de prescribir este fármaco.

En cuanto a otros hipoglucemiantes, las glitazonas pueden aumentar el riesgo de fractura a causa de un efecto negativo sobre la osteoblastogénesis. La metformina, en cambio, ha mostrado un efecto neutral o potencialmente protector sobre el hueso. Los datos sobre los hipoglucemiantes que actúan sobre el sistema hormonal de las incretinas (análogos del GLP-1 e inhibidores de la dipeptidilpeptidasa-4) sugieren un efecto neutral sobre el riesgo de fractura (Bone 2015; 23 abril).

 

Categoría: Toxicidad
Diversos medicamentos pueden tener efectos sobre la función sexual, como antihipertensivos, antidepresivos, antipsicóticos, contraceptivos y fármacos para la hiperplasia de próstata, entre otros. En el último número del boletín de Farmacovigilancia de Catalunya, se revisa esta cuestión (BFVC 2015;13:5-8).

También se alerta del riesgo de cetoacidosis en pacientes tratados con gliflozinas, antidiabéticos inhibidores del cotransportador de sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2).