Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo June 2015
Categoría: Toxicidad
Varias agencias reguladoras han alertado recientemente del riesgo de bradicardia grave y bloqueo cardíaco en pacientes tratados con amiodarona que habían iniciado tratamiento para la hepatitis C con la combinación a dosis fijas de sofosbuvir y ledipasvir, o con la combinación de sofosbuvir y otro antivírico de acción directa (daclatasvir o simeprevir). En el último número del butlletí de Farmacovigilancia de Cataluña, se revisa esta cuestión (BFVC 2015;13:5-8).

También se alerta de algunos casos notificados de dermatitis exfoliativa en pacientes tratados con ustekinumab para la psoriasis, así como las medidas para minimizar el riesgo arritmogénico de la hidroxizina, las nuevas restricciones de uso de la codeína en niños, o los riesgos de la pomalidomida en el mieloma múltiple, entre otros.

 

Categoría: Toxicidad
Hace tres años se publicó un estudio francés de calidad y rigor metodológico que mostraba que el uso crónico de benzodiacepinas y otros hipnosedantes incrementa el riesgo de demencia (BMJ 2012;345:e6231). En 2014 se publicó un segundo estudio, en 1.796 pacientes con demencia y 7.184 controles, en el que se confirmó este hallazgo y además se demostró una relación dosis-respuesta (BMJ 2014;349:g5205). Recientemente otro estudio realizado en EEUU, sobre 3.434 pacientes, ha mostrado un incremento del riesgo asociado a fármacos anticolinérgicos, de manera proporcional a la dosis y la duración del tratamiento (JAMA Intern Med 2015;175:401-07).

En un estudio recientemente publicado se ha registrado una fuerte asociación entre el inicio del tratamiento con una estatina y episodios de pérdida de memoria (JAMA Intern Med 2015; 8 junio).

Hay que tener en cuenta que las estatinas pocas veces son un tratamiento esencial, se puede prescindir de ellas, porque su efecto beneficioso es puramente marginal; tratando a 345 hombres con un riesgo cardiovascular 5 años de 7,5% se evita un caso de IAM, pero se producen 3 casos de miopatía grave y 2 de hepatitis (Butll Groc 2013;26:13-16). Tampoco ningún fármaco anticolinérgico suele ser esencial: los antidepresivos tricíclicos pueden ser sustituidos por otros fármacos si se considera que son realmente necesarios, los antihistamínicos son prescindibles o se pueden tomar dosis más bajas y los anticolinérgicos para la incontinencia urinaria tienen una eficacia muy modesta en el mejor de los casos (Butll Groc 2015;28:1-4).

Antes de diagnosticar una demencia, se recomienda una revisión y retirada ordenada de la medicación que la puede producir. La retirada de estos medicamentos mejora francamente el estado del paciente en la gran mayoría de los casos.

 

Categoría: Toxicidad
El riesgo absoluto de hipertensión pulmonar persistente en el neonato tras el uso materno de antidepresivos ISRS al final de la gestación es pequeño, según los resultados de un estudio observacional (JAMA Intern Med 2015;313: 2142-51).

En 2014, los resultados de una revisión de siete estudios observacionales mostraron que el uso de ISRS al final de la gestación (a partir de las 20 semanas o más tarde) se asocia a más del doble de riesgo (OR=2,5), que podría no explicarse por factores de confusión (noticia enero 2014). Los autores concluían que, aunque la asociación es significativa, el riesgo absoluto es bajo.

A partir de una base de datos de Medicaid, se evaluaron casi 3,8 millones de gestaciones. Un 3,4% de las mujeres habían recibido una prescripción de un antidepresivo ISRS (2,7%) o un antidepresivo no ISRS (0,7%) durante los 90 días antes del parto. En un análisis restringido de 740.000 mujeres con diagnóstico de depresión, la hipertensión pulmonar persistente se produjo en aproximadamente 34 por cada 10.000 neonatos expuestos a un antidepresivo ISRS o no ISRS, en comparación con 25 por 10.000 neonatos no expuestos. En un análisis ajustado limitado a la hipertensión pulmonar primaria, sólo la exposición a ISRS se asoció a un incremento pequeño pero significativo del riesgo (OR=1,28).

Hay que considerar el uso de ISRS durante la gestación cuando estén claramente indicados, a la dosis mínima eficaz y valorar la posibilidad de reducirla de manera gradual al final. Por otro lado, hay que tener en cuenta la posibilidad de complicaciones neonatales y maternas debidas tanto a los fármacos como a la depresión no tratada.