Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo April 2014
Categoría: Toxicidad
En el último número del boletín alemán Arznei-telegramm, se presenta un caso de hepatototoxicidad en una paciente tratada con pregabalina (Arznei-telegramm 2014;45:44).

Aunque en la ficha técnica se describe el aumento de transaminasas como un efecto adverso poco frecuente, también se han publicado algunos casos de hepatotoxicidad en pacientes tratados.

 

Categoría: Toxicidad
En pacientes con asma estable en los que se considera indicado un bloqueador beta adrenérgico, se recomienda evitar los no cardioselectivos. Sin embargo, se podría considerar el uso de un cardioselectivo a la dosis más baja y con una vigilancia estrecha, según un metanálisis reciente (Chest 2014;145:779-86).

En pacientes con insuficiencia cardíaca y en los que han sufrido un infarto de miocardio, los bloqueadores beta-adrenérgicos alargan la supervivencia. En pacientes con EPOC, los resultados de algunos estudios observacionales sugieren que los bloqueadores beta-adrenérgicos también reducen la mortalidad después de un infarto (BMJ 2013;347:f6650). Sin embargo, muchos pacientes con EPOC o con asma no los reciben por el miedo al broncospasmo (Butll Groc 2011;24:1-4).

Se ha publicado un metanálisis de 32 ensayos clínicos sobre el efecto de los bloqueadores beta-adrenérgicos sobre la función pulmonar y los síntomas en pacientes con asma tratados durante 1 a 7 días. De manera proporcional a la dosis, los bloqueadores beta cardioselectivos causaron una reducción media de un 7% del FEV1, una respuesta atenuada a los agonistas beta de un 10% y un empeoramiento de los síntomas del asma en uno de cada 33 pacientes. Los bloqueadores beta no cardioselectivos causaron una reducción media de un 10% del FEV1, una respuesta atenuada a los agonistas beta de un 20% y empeoramiento de los síntomas en uno de cada 13 pacientes. El celiprolol tuvo el menor efecto.

Los autores concluyen que los bloqueadores beta no selectivos se deben evitar en pacientes con asma. Aunque los bloqueadores cardioselectivos no están del todo desprovistos de riesgos, se pueden considerar en pacientes con asma estable con una clara indicación de estos fármacos, tras una evaluación cuidadosa del riesgo de cada paciente. El riesgo se puede mitigar si se inicia con la dosis más baja posible, con un bloqueador altamente selectivo y una vigilancia muy estrecha.

 

Categoría: Toxicidad
El tratamiento con AINE en personas de edad avanzada se asocia a un aumento del riesgo de fibrilación auricular, según los resultados de un estudio prospectivo (BMJ Open 2014; 8 de abril).

En un estudio publicado en 2010 y realizado con la base de datos británica GPRD se registró un aumento de riesgo de fibrilación auricular asociado al tratamiento prolongado con AINE (Arch Intern Med 2010;170:1450-5). En un estudio de casos y controles danés el uso de AINE se asoció a un aumento del riesgo de fibrilación auricular o flutter, sobre todo entre los nuevos usuarios y con los inhibidores selectivos de la COX-2 (BMJ 2011 Jul 4; 343:d3450).

Se ha publicado un estudio prospectivo a partir de una cohorte holandesa en el que se evaluaron los factores de riesgo de fibrilación auricular en 8.423 personas de más de 55 años (69 años de media) sin fibrilación al inicio. Tras un seguimiento de 13 años, el uso actual de AINE durante 15 a 30 días se asoció a más riesgo de fibrilación auricular, en comparación con los que no los habían recibido nunca (HR=1,76). El uso durante los últimos 30 días también aumentó el riesgo (HR=1,84). Aunque dosis más altas parecían asociarse a más riesgo, no se alcanzaba la significación estadística. No se conoce el mecanismo, pero los autores sugieren que, además de los posibles efectos sobre la presión arterial, los AINE podrían causar fluctuaciones en las concentraciones plasmáticas de potasio.