En pacientes adultos de edad avanzada tratados con un bloqueador de los canales de calcio (BCCa), el uso concomitante de claritromicina puede aumentar el riesgo de ingreso por insuficiencia renal aguda, según los resultados de un estudio retrospectivo (JAMA 2013; 9 noviembre).

La claritromicina es un inhibidor del CYP3A4 y puede aumentar las concentraciones plasmáticas y la toxicidad de los BCCa cuando se administran conjuntamente. En un estudio canadiense de casos y controles, con 7.100 pacientes ingresados por hipotensión mientras recibían un BCCa, 176 tomaban también un macrólido. El uso de eritromicina se asoció a un mayor riesgo de hipotensión, seguido del de la claritromicina, mientras que el de la azitromicina no fue significativo (CMAJ 2011;183:303-7; Rev Prescrire 2012;32:197-8).

Se ha publicado un estudio de cohortes de base poblacional en Canadá en pacientes adultos de edad avanzada (76 años de media), a los que se les había prescrito claritromicina (n=96.226) o bien azitromicina (n=94.083) mientras recibían tratamiento con un BCCa. La amlodipina era el fármaco más prescrito. El uso concomitante de claritromicina con un BCCa se asoció a un riesgo más alto de ingreso por insuficiencia renal aguda, en comparación con los tratados con azitromicina (OR=1,98). En un análisis de subgrupos, el riesgo era más alto con las dihidropiridinas, sobre todo con nifedipina. La administración conjunta de claritromicina con un BCCa también se asoció a un aumento del riesgo de ingreso por hipotensión y de la mortalidad por todas las causas.

En la práctica se recomienda evitar la eritromicina y la claritromicina en pacientes que reciben tratamiento crónico con un BCCa.