Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo March 2013
Categoría: Toxicidad
La administración de estatinas a dosis altas se asocia a un aumento de los ingresos por insuficiencia renal aguda, sobre todo durante los primeros 120 días de tratamiento, según un estudio observacional retrospectivo (BMJ 2013;346:f880).

A partir de bases de datos administrativas se evaluaron las tasas de ingreso por insuficiencia renal aguda en más de dos millones de pacientes que habían iniciado tratamiento con una estatina. Se consideró de alta potencia la rosuvastatina (10 mg o más), atorvastatina (20 mg o más) y simvastatina (40 mg o más); las demás dosis de estatinas fueron consideradas de baja potencia.

Entre los pacientes sin insuficiencia renal crónica, los tratados con estatinas de alta potencia tenían un 34% más riesgo de ser hospitalizados por insuficiencia renal aguda durante los primeros 120 días de tratamiento que los tratados con pautas de baja potencia. Los pacientes con enfermedad renal previa presentaron menos incremento del riesgo (aproximadamente un 10%) con dosis altas. Los autores calculan que por cada 1.700 pacientes sin enfermedad renal previa tratados con una estatina de alta potencia (en vez de una de baja potencia) durante 120 días se produciría un ingreso adicional por insuficiencia renal. Aunque este aumento de riesgo podría estar relacionado con un incremento del riesgo de rabdomiólisis, el mecanismo no es del todo conocido (BMJ 2013;346:f1531)

 

Categoría: Toxicidad
La FDA ha anunciado que está evaluando si los hipoglucemiantes que actúan sobre el sistema hormonal de las incretinas aumentan el riesgo de metaplasia pancreática (FDA, 14 marzo).

Tanto los análogos del GLP-1 (exenatida, liraglutida), como los inhibidores de la DPP-4 (sitagliptina, vildagiptina, saxagliptina, linagliptina) pueden ser causa de pancreatitis (Butll Groc 2010;23:9-12). En un estudio observacional reciente, el tratamiento con sitagliptina o exenatida se ha asociado al doble de riesgo de ingreso por pancreatitis aguda, en comparación con los tratados con hipoglucemiantes no basados en las incretinas (JAMA Intern Med 2013; 25 febrero).

A raíz de estos datos y la notificación de casos de pancreatitis grave, la agencia norteamericana ha iniciado la revisión de datos no publicados de toxicidad pancreática en muestras de tejido de pacientes con diabetes que murieron.

 

Categoría: Toxicidad
El uso de hipnosedantes no benzodiacepínicos (zolpidem, eszopiclona o zaleplona) aumenta el riesgo de fractura de cadera en personas de edad avanzada ingresadas en residencias, según un estudio reciente (JAMA Intern Med 2013; 4 marzo).

A partir de datos de Medicare, se evaluaron unas 1.700 personas con fractura de cadera ingresadas en residencias a las que se les había prescrito un hipnótico no benzodiacepínico durante los 149 días antes de la fractura. Para cada paciente, se comparó el uso de estos fármacos durante los 30 días antes de la fractura con el de dos períodos previos (60-89 y 120-149 días antes de la fractura). Se observó un aumento significativo del riesgo de fractura de cadera de un 66% durante los 30 días de tratamiento con un hipnótico no benzodiacepínico.

Según el editorial acompañante, es probable que tanto el insomnio como el uso de hipnóticos aumenten el riesgo de caídas y de fracturas. Por tanto, se debería no sólo minimizar el uso de hipnóticos, sino también implementar estrategias alternativas para prevenir y tratar los trastornos del sueño en los centros de atención a largo plazo (JAMA Intern Med 2013; 4 marzo).

En un estudio reciente se ha evaluado el posible impacto del uso de benzodiacepinas sobre la tasa de fracturas de cadera en cinco países europeos (Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido) y en Estados Unidos. La tasa de uso de benzodiacepinas en España fue la más alta; 22,3% de la población en un período de un año. El riesgo de fracturas de cadera asociadas al uso de benzodiacepinas fue de 1,8% en Alemania, 2% en el Reino Unido, 5,2% en Italia, 7,4% en Francia, 8% en Estados Unidos y 8,2% en España (Calcif Tissue Int 2012;91:24-31).

 

Categoría: Toxicidad
El uso de ondansetrón durante la gestación no se asocia a un aumento del riesgo de efectos adversos fetales, según los resultados de un estudio danés (NEJM 2013;368:814-23).

En un estudio retrospectivo de cohortes, el ondansetrón se había prescrito para la náusea y los vómitos en 1.970 de 608.385 gestaciones. En comparación con las mujeres no expuestas, las tratadas con ondansetrón no presentaron mayor riesgo de aborto espontáneo, de muerte fetal o de parto prematuro, ni de tener un neonato con bajo peso por la edad gestacional o con malformaciones congénitas mayores. Los riesgos de efectos adversos fetales fueron similares entre las mujeres tratadas con una sola dosis o con dosis múltiples.