Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo June 2012
Destacamos algunos artículos de reciente publicación:


  • La administración precoz de ácido acetilsalicílico por vía intravenosa después del tratamiento con alteplasa en pacientes con un ictus isquémico agudo aumenta el riesgo de hemorragia intracraneal y no mejora los resultados a los 3 meses, según el ensayo ARTIS (Lancet 2012; 28 de junio).
  • Una revisión sobre las erupciones exantemáticas por medicamentos (NEJM 2012;366:2492-501).
  • Una dieta baja en carbohidratos y rica en proteínas se asocia a mayor riesgo cardiovascular, según un estudio observacional sueco (BMJ 2012;344:e4026).
  • Las agencias reguladoras anuncian restricciones en el uso de trimetazidina (AEMPS, 27 junio 2012).

 

Categoría: Toxicidad
En el proceso de retirada de medicamentos en pacientes de edad avanzada con pluripatología influyen varios factores que hacen difícil la decisión del médico, según concluye un estudio holandés (BMC Family Practice 2012;13:56).

En un estudio cualitativo los investigadores analizaron la información obtenida a partir de grupos de médicos de familia sobre cómo se sienten los médicos ante el proceso de deprescripción en pacientes de edad avanzada con pluripatología y en qué medida se implica a los pacientes en estas decisiones. Los médicos consideran que retirar los fármacos con finalidad preventiva es más complicado que retirar los medicamentos sintomáticos, por la falta de información sobre los riesgos y los efectos beneficiosos en estos pacientes. Otros factores que influyen en la decisión de retirada de medicamentos es la percepción del propi paciente y las recomendaciones de las guías. Los autores concluyen que el médico debería contar con el apoyo necesario, con el fin de unificar criterios para atender al paciente de edad avanzada polimedicado de la manera más adecuada.

 

Categoría: Eficacia
La administración precoz de insulina en pacientes con prediabetes o con diabetes 2 bien controlada sin tratamiento o con un hipoglucemiante oral no reduce los acontecimientos cardiovasculares, según los resultados del ensayo ORIGIN (N Engl J Med 2012, 11 junio).

Se incluyeron 12.537 pacientes con factores de riesgo cardiovascular y diabetes leve (estables sin tratamiento o con un antidiabético oral, y no tratados con insulina) o intolerancia a la glucosa o glucemia en ayunas alterada. Los pacientes fueron aleatorizados a recibir insulina glargina por la noche (ajustada para reducir la glucosa en ayunas a 95 mg/dL o menos) o atención estándar. Los resultados de otra parte del estudio, en la que los pacientes recibían suplementos con ácidos omega 3 o bien placebo, se publica en otro artículo (N Engl J Med 2012, 11 junio).

Durante los 6 años de seguimiento, no se observaron diferencias significativas en la incidencia de acontecimientos cardiovasculares entre el grupo de insulina y el de tratamiento estándar. La variable principal combinada de muerte cardiovascular, infarto de miocardio no mortal o ictus se produjo en un 16% de los pacientes en ambos grupos. Al final del estudio, las concentraciones de hemoglobina glicosilada eran de 6,2% y 6,5%, respectivamente. La hipoglucemia fue más frecuente en el grupo tratado con insulina. Los autores concluyen que la administración de insulina glargina durante al menos 6 años a dosis para normalizar las cifras de glucemia en ayunas tiene un efecto neutro sobre los acontecimientos cardiovasculares y el cáncer.

 

Categoría: Toxicidad
El tratamiento con denosumab se asocia a un aumento del riesgo de hipocalcemia grave (AMGEN 2012;1).

El denosumab (Prolia), a una dosis de 60 mg por vía subcutánea cada seis meses, está comercializado para el tratamiento de la osteoporosis en mujeres postmenopáusicas con riesgo elevado de fracturas, así como en la pérdida ósea asociada a la supresión hormonal en hombres con cáncer de próstata (Rev Prescrire 2011;31:168-72). Otra especialidad de denosumab (XGeva) está aprobada en pacientes con metástasis óseas de un tumor sólido, a una dosis de 120 mg por vía subcutánea cada cuatro semanas (Rev Prescrire 2012;32:174-6). En ensayos clínicos ya se había registrado un aumento de la incidencia de hipocalcemia en los pacientes tratados con denosumab, y en la práctica habitual se han registrado casos de hipocalcemia grave, algunos mortales (Med Clin 2012, 2 marzo).

La aplicación de algunas medidas como la vigilancia de los niveles de calcio y la administración de suplementos de calcio, entre otras, puede reducir el riesgo de hipocalcemia. Su aparición durante el tratamiento con denosumab obliga a reconsiderar la necesidad de seguir este tratamiento.

 

Categoría: Toxicidad
El uso de pioglitazona se asocia a un aumento del riesgo de cáncer de vejiga incidente en pacientes diabéticos, según los resultados de un estudio observacional (BMJ 2012;344:e3645).

La seguridad de la pioglitazona ha sido motivo de controversia. En el ensayo PROactive se observó un aumento no significativo del número de neoplasias de vejiga entre los pacientes tratados (Lancet 2005;366:1241-2), aunque un reanálisis posterior reveló que la diferencia era significativa (Lancet 2011;378:1543-4). Hace un año se anunciaba la suspensión de comercialización de la pioglitazona en Francia, y en Alemania y Luxemburgo se recomendaba que no se iniciaran nuevos tratamientos con este fármaco (noticia junio 2011).

A partir de una base de datos de atención primaria británica, se incluyeron 115.727 pacientes diabéticos que iniciaron tratamiento con hipoglucemiantes orales. Los 376 casos de cáncer de vejiga diagnosticados durante un año de seguimiento fueron emparejados con 6.699 controles. El uso de pioglitazona se asoció a un aumento del riesgo de cáncer de vejiga (riesgo relativo de 1,83); el riesgo aumentaba con la duración de uso (sobre todo a partir de 24 meses) y con una dosis acumulada de más de 28.000 mg.