Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo May 2012
Categoría: Toxicidad
Las heparinas son ampliamente usadas para la profilaxis y el tratamiento de la enfermedad tromboembólica. Además de las complicaciones hemorrágicas, las lesiones cutáneas son un efecto adverso frecuente del tratamiento con heparina subcutánea. Las lesiones son causadas a menudo por reacciones alérgicas, pero también pueden estar asociadas a una trombocitopenia inducida por heparina.

En un artículo reciente se revisan las lesiones cutáneas inducidas por heparina, su detección precoz, los factores de riesgo y su tratamiento (Lancet 2012;28 de mayo).

 

Destacamos algunos artículos de reciente publicación:


  • Algunos mecanismos genéticos que aumentan el colesterol HDL en plasma no parecen reducir el riesgo de infarto de miocardio (Lancet 2012;17 de mayo).
  • Una revisión sobre la prevención secundaria después de un ictus (NEJM 2012;366:1914-1922).
  • De las agencias reguladoras, la FDA revisa las solicitudes de los nuevos medicamentos con más rapidez que la Agencia Europea (EMA) o la canadiense (Health Canada) (NEJM 2012; 16 de mayo).
  • Sobre el riesgo de alargamiento del intervalo QT con azitromicina (Hemos leído, 17 de mayo).

 

Categoría: Toxicidad
El uso de contraceptivos en forma de parches transdérmicos o anillos vaginales tienen más riesgo de trombosis venosa que las no usuarias de contracepción hormonal, según los resultados de un estudio observacional (BMJ 2012;344:e2990).

A partir de cuatro registros nacionales daneses, con 9.429.128 años-mujer de observación, entre 2001 y 2010 se registraron 5.287 nuevos acontecimientos trombóticos, de los que se confirmaron 3.434. La incidencia de trombosis venosa en las no usuarias de contraceptivos hormonales fue de 2,1 por 10.000 mujeres y año. En comparación con las no usuarias, el riesgo relativo de trombosis venosa confirmada en usuarias de parches transdérmicos de contraceptivos combinados fue de 7,9 y en usuarias de anillo vaginal de 6,5, que se corresponden a unas incidencias por 10.000 años de exposición de 9,7 y 7,8 acontecimientos, respectivamente. El uso de DIU con levonorgestrel no se asoció a un aumento de riesgo. En comparación con el uso de contraceptivos orales combinados que contienen levonorgestrel, el riesgo relativo ajustado de trombosis venosa con los parches transdérmicos fue de 2,3 y con el anillo vaginal de 1,9.

 

Categoría: Eficacia
El debate sobre el uso de nuevos fármacos para la degeneración macular asociada a la edad ha sido, y es, motivo de polémica en todo el mundo.

El bevacizumab podría ser el primer fármaco "no yo" (en lugar de "yo también"). Aunque los datos del estudio CATT mostraron una eficacia y toxicidad similares al ranibizumab (Lancet 2012;379:1728-38), los laboratorios (Roche en EUA, Novartis en el Reino Unido y en otros lugares) están desalentando activamente su uso para esta enfermedad, incluso emprendiendo acciones legales para impedir su uso fuera de indicación.

El ranibuzimab es unas 12 veces más caro: en el Reino Unido se podrían ahorrar unos 300 millones de libras al año si se tratara con bevacizumab . Aunque el laboratorio ha hecho todo lo posible para limitar el uso de bevacizumab en la DMAE, algunos sistemas de salud están hallando maneras de evitarlo. Pero la combinación de amenazas legales, las preocupaciones de seguridad, y los incentivos financieros para utilizar ranibuzimab ha mantenido un mercado lucrativo del fármaco más caro (BMJ 2012;344:24-26).

En el Reino Unido, se están haciendo esfuerzos para aprobar el uso del bevacizumab en la DMAE, a pesar de la resistencia del laboratorio (BMJ 2012;344:e3012). Se espera la publicación de los resultados del ensayo IVAN, aunque es poco probable que resuelva las dudas de seguridad. Ni éste ni el ensayo CATT tenían suficiente poder para detectar pequeñas diferencias pero clínicamente relevantes en los efectos adversos, como el ictus. Es necesaria una vigilancia postcomercialización a largo plazo (BMJ 2012;344:7).

¿Qué hay que hacer en el mejor interés de los pacientes y del erario público? Es necesaria una orientación clara para utilizar bevacizumab desde las organizaciones profesionales, una revisión de las políticas que desaniman el uso fuera de indicación si hay buenas pruebas para el uso de un fármaco, i una mejor comunicación entre los evaluadores de tecnología de la salud en diferentes partes del mundo (BMJ 2012;344:e3162).

 

Categoría: Eficacia
En pacientes con insuficiencia cardíaca y ritmo sinusal, el tratamiento con warfarina no es superior al ácido acetilsalicílico (AAS), según los resultados de un ensayo clínico (NEJM 2012; 2 mayo).

En el ensayo WARCEF, 2.305 pacientes con disfunción ventricular grave y ritmo sinusal fueron aleatorizados a recibir warfarina (con un INR de 2 a 3,5) o bien AAS (325 mg al día) durante una media de 3,5 años. Sólo un 43% de los pacientes tenían una cardiopatía isquémica y los pacientes con una fibrilación auricular conocida fueron excluidos. La variable principal fue el tiempo hasta el primer acontecimiento en una variable combinada de ictus isquémico, hemorragia intracerebral o muerte por cualquier causa. No hubo diferencias significativas en las tasas de la variable combinada entre los tratados con warfarina (7,47 acontecimientos por 100 años-paciente) y los de AAS (7,93 acontecimientos por 100 años-paciente). El tratamiento con warfarina se asoció a una reducción significativa del ictus isquémico, en comparación con el AAS, pero la incidencia de hemorragia grave fue superior.

Los resultados de este ensayo confirman los de tres estudios previos que muestran que el tratamiento anticoagulante con warfarina, en comparación con AAS, no se asocia a una reducción de la mortalidad en pacientes con insuficiencia cardíaca. Aunque el estudio aporta datos de que el tratamiento anticoagulante previene el ictus en pacientes con insuficiencia cardíaca y disfunción sistólica grave, las tasas de ictus son demasiado bajas para justificar el uso habitual de warfarina en la mayoría de pacientes con insuficiencia cardíaca, dado el aumento del riesgo de hemorragia (NEJM 2012; 2 mayo).