El uso de dabigatrán se asocia a un aumento del riesgo de infarto de miocardio y de síndrome coronario agudo en comparación con los tratamientos de control o de placebo, según un metanálisis de ensayos clínicos (Arch Intern Med 2012; 9 enero).

Se evaluaron los datos de 7 ensayos clínicos de no inferioridad, con más de 30.000 pacientes incluidos, de dabigatrán en varias indicaciones, como la prevención del ictus en pacientes con fibrilación auricular o la prevención de la enfermedad tromboembólica venosa en cirugía. El tratamiento con dabigatrán se asoció a un aumento del riesgo de infarto de miocardio o de síndrome coronario agudo de un 33%, en comparación con los controles. Aunque los autores consideran que el riesgo absoluto es bajo, en el editorial acompañante se considera que este riesgo es preocupante y se resalta la necesidad de un seguimiento estrecho de los nuevos fármacos y la importancia de mejorar los sistemas de farmacovigilancia (Arch Intern Med 2012; 9 enero).