Archivos

Usted está viendo actualmente el archivo October 2011
Categoría: Toxicidad
La FDA ha alertado de un posible aumento del riesgo de enfermedad tromboembólica venosa (ETEV) en usuarias de contraceptivos orales que contienen drospirenona.

Hace unos días comentábamos que el uso de contraceptivos orales que contienen los progestágenos gestodeno, desogestrel o drospirenona se asocia al doble de riesgo de ETEV frente al levonorgestrel, a raíz de un estudio observacional (noticia 26 de octubre). Aunque no se dispone de conclusiones definitivas, los resultados preliminares de un estudio promovido por la FDA sugieren que las usuarias de contraceptivos con drospirenona tendrían 1,5 veces más riesgo de trombosis que las usuarias de otros contraceptivos hormonales.

Nos preguntamos por qué este contraceptivo menos seguro y más caro es uno de los más vendidos. Dado que los contraceptivos orales que contienen levonorgestrel o noretisterona se asocian a un menor riesgo de ETEV, se consideran de elección y con la menor dosis posible de estrógeno.

 

Categoría: Toxicidad
El uso de contraceptivos orales que contienen los progestágenos gestodeno, desogestrel o drospirenona se asocia al doble de riesgo de enfermedad tromboembólica venosa (ETEV), en comparación con el levonorgestrel, según los resultados de un estudio observacional (BMJ 2011;343:d6423).

Los contraceptivos orales que contienen levonorgestrel o noretisterona se asocian a un riesgo menor de ETEV (Noticia, agosto 2009).

En dos estudios observacionales previos, un norteamericano y otro inglés, se observó un aumento del riesgo de ETEV asociado al uso de contraceptivos orales que contienen drospirenona (Noticia, abril 2011). Los resultados de un estudio de cohortes danés confirman este riesgo. En comparación con las usuarias de contraceptivos orales con levonorgestrel, y después de ajustar por la duración de uso, el riesgo de ETEV confirmada fue de 2,2 con desogestrel, 2,1 con gestodeno y de 2,1 con drospirenona.

 

Categoría: Toxicidad
El tratamiento con IECA durante el primer trimestre de la gestación se asocia a un riesgo de teratogenia similar al de otros antihipertensivos, según los resultados de un estudio observacional (BMJ 2011;343:d5931).

El tratamiento con IECA durante el segundo y tercer trimestre está contraindicado a causa del riesgo de fetotoxicidad (oligohidramnios, retraso de crecimiento intrauterino, displasia renal e insuficiencia renal). Los resultados de un estudio previo generaron dudas sobre la seguridad de los IECA durante el primer trimestre de la gestación. A partir de una cohorte de 29.507 niños se identificaron 209 expuestos a IECA durante el primer trimestre, 202 expuestos a otros antihipertensivos y 29.096 niños no expuestos ningún antihipertensivo durante la gestación. Los niños expuestos a IECA durante el primer trimestre tenían mayor riesgo de malformaciones congénitas mayores, sobre todo cardiovasculares (defectos septales) y de sistema nervioso central, en comparación con los no expuestos a otros fármacos antihipertensivos (Noticia, junio 2006).

Con el fin de evaluar el riesgo de malformaciones en los niños de madres tratadas con IECA durante el primer trimestre de la gestación, se ha publicado un estudio de cohortes a partir de una base de datos sobre 465.754 niños, 755 de ellos expuestos a IECA y 17.507 expuestos a otros antihipertensivos. En comparación con las gestantes sin hipertensión ni tratamiento antihipertensivo, los niños de madres tratadas con IECA durante el primer trimestre tenían un pequeño aumento del riesgo de defectos cardíacos, pero no del tubo neural (OR=1,54). Las tratadas con otros antihipertensivos presentaban un aumento del riesgo de defectos cardíacos congénitos similar (OR=1,52). Sin embargo, cuando los dos grupos expuestos se comparaban con mujeres con hipertensión no tratada, los riesgos eran menores y sin significación estadística. Estos hallazgos sugieren que la propia hipertensión, tratada o no, puede aumentar el riesgo de defectos congénitos (BMJ 2011;343:d6667).